Un blog para no perderse en Psicología

21 sept. 2016

¿Cómo llegamos a ser tan cabezones?

Pues si, somos, comparativamente, el bicho con el cabezón más grande de todo el reino animal. A ver si nos entendemos: una ballena tiene una cabeza grande, y un elefante también, y un león. Pero si lo pensamos en términos de relación volumen del cuerpo/volumen de la cabeza, salimos ganando: es lo que se llama el coeficiente de cefalización. En este prezzi tan chulo hay datos interesantes sobre nuestro cerebro y el de los animales. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Search Box

Comments

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *